Porque las memorias usb no tienen la capacidad que dicen

Porque las memorias usb no tienen la capacidad que dicen: Los más Vendidos


Introducción

Al comprar una memoria USB, uno de los factores principales que suelen influir en la elección es la capacidad de almacenamiento que se anuncia en el producto. Sin embargo, es común encontrar que la capacidad real de la memoria es menor que la indicada por el fabricante. ¿Por qué sucede esto? En este artículo, vamos a explorar las causas de este fenómeno y lo que podemos hacer para evitarlo.

Capacidad real vs. capacidad anunciada

Antes de profundizar en el tema, es importante entender el concepto de capacidad de almacenamiento. La capacidad de una memoria USB se mide en bytes, y se utiliza un sistema binario de numeración que utiliza 1 y 0 para representar los bits de información. En este sistema, una kilobyte (KB) representa 1024 bytes, y un gigabyte (GB) representa 1024 megabytes (MB).

El problema radica en que los fabricantes suelen utilizar un sistema decimal de numeración (basado en múltiplos de 10) en lugar del binario (basado en múltiplos de 2) al anunciar la capacidad de sus memorias USB. Esto significa que cuando indican que una memoria USB tiene una capacidad de 16GB, realmente están hablando de 16 mil millones de bytes (16.000.000.000), mientras que en un sistema binario eso equivaldría a unos 14,9 GB.

Aunque esto puede parecer una diferencia insignificante, lo cierto es que puede tener un impacto significativo en el almacenamiento de datos y en el desempeño de la memoria.

Causas de la reducción de la capacidad real

Existen varias razones por las que la capacidad real de una memoria USB puede ser inferior a la anunciada:

  • Formato del sistema de archivos: El sistema de archivos que se utiliza para formatear la memoria USB (como FAT32 o NTFS) ocupa un espacio en la memoria, reduciendo la capacidad disponible para almacenar datos.
  • Sector de arranque: Al igual que el sistema de archivos, el sector de arranque (que se encarga de iniciar la memoria al conectarla a un equipo) también ocupa un espacio en la memoria.
  • Bloques defectuosos: Es posible que algunos bloques de la memoria USB estén dañados o no funcionen correctamente, lo que reduce la capacidad de almacenamiento disponible.
  • Reservados por firmware: Algunas memorias USB tienen una parte de su capacidad reservada por el firmware para funciones internas, lo que reduce la capacidad disponible.

Cómo evitar la reducción de la capacidad real

Aunque es difícil evitar completamente la reducción de la capacidad real de una memoria USB, existen algunas medidas que podemos tomar para maximizar su capacidad de almacenamiento:

  • Formatear correctamente: Al formatear la memoria USB, es importante elegir el sistema de archivos adecuado y realizar el formateo completo para eliminar cualquier espacio reservado.
  • Comprobar bloques defectuosos: Es recomendable utilizar una herramienta de comprobación de errores para detectar y reparar bloques defectuosos en la memoria USB.
  • Comprar memorias de calidad: Optar por marcas reconocidas y evitar comprar memorias de dudosa procedencia puede ayudar a evitar capacidades falsas o defectos en las memorias USB.

Conclusion

En resumen, la capacidad anunciada de una memoria USB puede no ser la capacidad real debido a varias razones, incluyendo el sistema de numeración utilizado por el fabricante, el formato del sistema de archivos, y los bloques defectuosos. Para evitar que esto suceda, es importante formatear correctamente la memoria USB, comprobar los bloques defectuosos y optar por marcas de calidad reconocida. Con estas medidas, podemos maximizar la capacidad de almacenamiento de nuestras memorias USB y utilizarlas de manera eficiente para nuestras necesidades de almacenamiento de datos.

Deja un comentario